Alfredo Rodríguez

¿ Cómo te definirías como persona ?

Soy trabajador, luchador, emprendedor, responsable, sincero, de carácter afable, perfeccionista, divertido y amigo de mis amigos.

 ¿ Por qué elegiste la peluquería como profesión ?

Después de estudiar EGB me apunté a un curso de carpintería, pero en breve me dí cuenta que eso no era lo mío. Siendo el pequeño de ocho no hacer nada en casa no era una opción, asi que opté por intentarlo esta vez en peluquería y esto empezó a gustarme más y más a medida que pasaba el tiempo. Uno de mis primeros trabajos, no lo olvidaré jamás, fue con el Sr. Luis, en Valladolid; a él le debo todo lo que hoy sé y por ello le estoy muy agradecido. Gracias a él no sólo pude aprender todas las técnicas en corte, sino que me enseño inclusive a amar a la profesión.

Hoy en día tengo la gran suerte de contar con uno de mis mejores amigos de la profesión como su hijo Luis Diago, con el que comparto buenos momentos y no tan buenos del mundillo de la peluquería.

¿ Qué es lo que más te gusta de tu trabajo ?

Desde hace ya 16 años que empezara mi propio negocio, Hombre Actual, junto con mi socio Alfredo, ha sido un trayecto bastante entretenido. Tiempos difíciles al principio, seguro, pero a medida que ha ido pasando el tiempo hemos tenido la oportunidad de mostrar toda la esencia que en el mundo de la barbería hoy se puede dar, con un proyecto innovador de oferta de servicio de calidad y la gran suerte de tener en nuestro haber el apoyo de una cartera de clientes sólida como hay pocas.

Hoy no es tan fácil hacer lo que a uno le gusta y además ganarse el pan de manera digna, por lo que puedo decir sin miedo a equivocarme que me siento tremendamente afortunado de poder trabajar en lo que a mí me gusta y encontrarme suficientemente valorado profesionalmente por compañeros de la profesión y por todos y cada uno de mis clientes.

¿ Cómo te ves en los próximos cinco años ?

En lo profesional espero poder tener alguna pequeña reacción en el crecimiento y expansión del negocio. Y en lo personal, salud y mucho trabajo, que por el momento no me ha ido nada mal con esta fórmula, pues del resto me encargo yo.

Un saludo,
Alfredo Rodriguez